LA FALACIA (Beer blond and black)


logo de nuestra pagina web

boton de inicio boton de nosotros boton de productos boton de contacto





banner central de nuestra pagina




HOLA A TOD@S, BIENVENIDOS AL APASIONANTE MUNDO DE CERVEZAS ARTESANALES DE FRUTAS Y HORTALIZAS.

DOS PUNTOS CLAVES EN EL MUNDO CERVECERO

HISTORIA DE LA CERVEZA

La invención de la cerveza ésta acompañada de muchas leyendas, que van desde el Dios egipcio Osiris hasta Gambrinus, Rey de Bravante. Se tiene conocimiento de la cerveza desde hace 5000 años, pero nadie ha sido capaz de descubrir y afirmar como tuvo lugar realmente el invento de la misma. Solo han habido un sin número de hipótesis de cómo se produjo este suceso. Una de las hipótesis recogidas cuenta que en un tiempo remoto, se abandonó un trozo de pan, que se humedeció y comenzó a fermentar. Aún así explicar científicamente como se desarrollaba la fermentación no fue posible hasta el siglo XIX (Hough, 1982). Cuando se examinaron y explicaron científicamente los procesos de la fabricación de la cerveza escrito por escrito. Es famoso el trabajo que público Louis Pasteur en el año 1876 con el título de “Estudios sobre la cerveza” . Partiendo de la hipótesis del pan, se ha comprobado que hace miles de años los sumerios, pueblo que habito en Mesopotamia, utilizaron pan cocido para fabricar cerveza; que los egipcios emplearon hogazas de masa como materia prima con la misma finalidad, y que en la actualidad los fellahios, labradores del Nilo, todavía repiten este proceso. Al comienzo, probablemente la cervecería fuese al mismo tiempo panadería. Siglos más tarde, después del nacimiento de Cristo, los establecimientos donde se elaboraba cerveza eran también habituales en el norte de Europa, donde no se producía vino los historiadores romanos comentaron que los galos, los francos y los habitantes de parte de Germania conocían las bebidas elaboradas con cebada. Tácito, que fue el primero en escribir sobre los germanos, recalco: “Los germanos beben un horrible jugo hecho de cebada o trigo fermentados, brebaje que guarda un parecido muy lejano con el vino”. No hay duda de que aquí se alude a la cerveza. Por otra parte las bebidas alcohólicas resultaban particularmente atractivas para aquellos individuos de vida poco placentera produciéndoles como síntoma euforia . En cuanto a calidad, la cerveza producida en aquellos tiempos lejanos no puede compararse ciertamente con la de nuestras cervezas actuales. Las cervezas eran entonces turbias y, como consecuencia, apenas se podían conservar. Así se conservan testimonios de Babilonia indicativos de que la cerveza debía beberse con cañas de paja, para evitar así los granos de cebada que sobrenadaban en la bebida. Los pueblos consumidores de vino se burlaban de sus enemigos por ser estos bebedores de cerveza, dándoselas incluso los primeros de “hombres verdaderos” y comparando el vino con el néctar de los dioses, y la cerveza con el macho cabrío. Para griegos y romanos, el vino era la bebida de los pueblos cultos; la cerveza pócima de bárbaros. Dos siglos después, durante el reinado de Carlomagno, la fabricación de cerveza fue tan promocionada como la del vino. Pronto se erigieron las cervecerías de los monasterios en depositarias de la tradición de la técnica de la elaboración de la cerveza. Cabe recalcar que en aquellas épocas la cerveza no se elaboraba siguiendo un guión de conocimientos prácticos unánimemente admitidos, sino que los parámetros de elaboración se establecieron y fueron mejorando de manera continuada durante milenios, mediante la corrección de lo mal hecho en el pasado. Cuando en tales circunstancias algo resultaba inexplicable, enseguida se atribuía a influencias extraordinarias. Creencias y supersticiones eran el pan de cada día. Muchas de las rutinas de aquel entonces son en la actualidad perfectamente explicables con argumentos científicos, mientras que otras eran errores. Las equivocaciones más flagrantes y los ensayos fracasados de elaboración de cerveza, se atribuían a brujas perversas. En 1591 fue quemada en la hoguera por última vez una “bruja de la cerveza”.

ELABORACIÓN DE LA CERVEZA ARTESANA

Se empieza por el proceso del malteado, luego se procede a el lavado y maceración del grano que esta comprendido por la extracción de azucares: simplemente es una infusión con agua caliente, luego después de un tiempo transcurrido de 60 o 90 minutos nos quedamos con el líquido el cual contiene un alto contenido en azúcares y a este lo denominaremos mosto inicial, poco después este mosto inicial lo hervimos durante un tiempo de 60 minutos y en el transcurso de este tiempo le añadimos lúpulo en tres partes del proceso para aportar: sabor, amargor y aroma procedemos transcurrida la cocción a bajar la temperatura del mosto inicial para inocular (sembrar) la levadura y es ahí cuando empieza el proceso de la primera fermentación en el bidón que dura entre 7 a 10 días, esto dependiendo de la actividad y el arranque de la levadura. Se han visto en muchos casos que el período de la primera fermentación concluye en 3 o 5 días. Procedemos a traspasar de un bidón a otro el mosto tras la primera fermentación, para quitar restos de levadura y pozillos este proceso se conoce como (trasiego), una vez realizado se procede con el embotellado y sellado, para efectuar una segunda fermentación, que se conoce como "fermentación en botella", la cual su período de duración son 10 días, luego se dejan las botellas de 10 a 15 días completando el proceso que se llama proceso de maduración y carbonatación en el cual la cerveza alcanza el gas y la espuma necesaria, una vez transcurrido, estos 30 o 35 días podemos beber y disfrutar de nuestra cerveza bien helada.



Inicio- Nosotros- Productos- Contacto
Copyright 2011 Mandadanos un mensaje via email a info@website.com